22 de julio de 2012

M64 - Galaxia del Ojo Morado

Hoy os vamos a hablar de un objeto que observar, en la constelación de Coma Berenices, M64, una galaxia muy peculiar, que toma nombre por su apariencia.


Datos:


La galaxia del Ojo Negro o del Ojo Morado, como se le conoce, debido a su formación, se encuentra en Coma Berenices, constelación donde podemos encontrar otros objetos interesantes.

Posee una magnitud aparente de +9,4, no es de los objetos Messier más fáciles de observar, aunque sí uno de los más bellos. Visible con la gran mayoría de telescopios.


Es sensiblemente menor a nuestra galaxia, la Vía Láctea, y recibe su nombre ya que en cualquier fotografía podemos apreciar que está compuesta por una gran cantidad de polvo oscuro. Este nombre fue acuñado por miles de astrónomos que la observaban con telescopios de tamaño medio.

Historia:

La historia de esta galaxia comienza en sus inicios, hace miles de millones de años. Cuando se terminó de formar, era una galaxia de tipo espiral, como cualquier otra. 


Hace unos mil millones de años pudo haber chocado con otra galaxia, probablemente enana, la cual fue destruida pocos millones de años después, debido a la masa de la principal, M64. Esta hipótesis ha sido evidenciada, ya que abunda el polvo en la misma. Algo inusual en una galaxia de formación natural. 


Fue descubierta por Edward Pigott, en 1779, también por el archiconocido William Herschel, gran descubridor de satélites y objetos de cielo profundo, quien la observó ese mismo año, y poco después por Charles Messier, en 1780, quien la incluyó en su famoso catálogo, el más conocido de todos cuantos existen.

Observación:

Lo más difícil de su observación, quizá es su observación. Podemos encontrarla 30º por debajo de la estrella Arturo, bien visible en todos los momentos del año, sobre todo en el período estival y en otoño. Es la única forma de localizar correctamente a la galaxia sin quebraderos de cabeza. 

En la época invernal o primaveral hemos de buscarla varios grados al norte de la estrella Arturo, ya que el cielo cambia de posición.



Esta galaxia es teóricamente visible con binoculares, aunque ha de saberse cómo y adónde mirar. Con unos prismáticos de aberturas superiores a 50mm, puede llegar a verse, pero como poco más que una estrella (algo algodonoso). Tiene un brillo superficial algo reducido, por su tamaño, inferior a 10 minutos de arco. Es similar en sus características luminosas a M74. 


Lo mejor es observarla con telescopios pequeños. Con ellos se vé algo más que una estrella, tiene apariencia mucho más ovalada y definitivamente parece una galaxia. Es posible ver su disco polvoriento. 

Cortesía de Barry Chase

Con telescopios de aberturas mucho más altas (por encima de los 200 mm), podemos ver su aspecto puro: una galaxia polvoriento, con apariencia de ojo morado, que posee una vasta extensión y una forma ovalada.



Esperamos que os haya gustado. Seguiremos haciendo reportes de objetos Messier. Podéis dejarnos vuestra opinión por un comentario o bien en nuestro sistema de reacciones.