4 de diciembre de 2012

Júpiter en oposición

Estamos en una época muy revuelta en términos planetarios. Por la mañana podremos observar una conjunción de 3 planetas y por la noche un planeta en oposición, Júpiter. ¿Quieren perdérselo? Si no es así, lean bien esta noticia.


Desde verano, Júpiter era visible a partir de la madrugada, apareciendo cada día antes. En aquellos momentos, mostraba una magnitud de -1.5, cuando se mostraba muy lejano y algo tenue, de menor interés, cuando el cielo estival copaba las posibilidades del observador. Ahora es muy distinto, ya que éste se encuentra a la menor distancia de nosotros, por lo que se puede ver enorme  y muy brillante.

Cada noche, a partir de las 18.30 horas en España (una hora menos en Canarias), podrá ser visible Júpiter, en el horizonte Este. Su localización será muy sencilla, podremos localizarlo justo donde sale el Sol, y por donde podremos apreciar la conjunción planetaria de la que ya hablaremos. Será imposible perdernos, ya que será un objeto enorme y muy brillante en el cielo, que, a diferencia de las demás estrellas, y como todos los planetas, NO parpadeará en el cielo.


Esta oposición de Júpiter no es la mejor, ni de lejos, atrás quedan las de 2009 y 2010, cuando este astro copó el cielo con una magnitud próxima a -3 y con un diámetro angular de 50 segundos de arco, aunque esta oposición no será del todo malo, alcanzándose durante estos días la magnitud -2.65, y un diámetro aparente de 48.4 segundos de arco, prolongándose la oposición hasta el 20 de diciembre, momento en que Júpiter comenzará otra vez a atenuarse, alejándose rápidamente de nosotros, y que no volverá a aparecer tan brillante hasta dentro de 1 año.

Podemos ver el astro brillante que se ve en la foto, la Luna. Por encima de éste, Júpiter. Bajo éste, podemos ver una formación en forma de Z. La estrella más brillante de ésta, la que marca el zig-zag es Aldebarán (abajo a la derecha de Júpiter). La agrupación estelar azulada que hay por encima de Júpiter, son las Pléyades. Sirva esto a modo de ubicación.

Será la ocasión perfecta para observar el cielo de invierno, ya que, al lado de este veremos una brillante estrella, Aldebarán. Si disponemos de unos prismáticos o de un cielo limpio, al norte de esta estrella podremos observar las Pléyades, un grupo estelar muy brillante, considerado el más bello del cielo, y a su vez un objeto del catálogo Messier, (M45), que nos servirá para observar el cielo profundo. Apuntando a la estrella brillante de antes, también podremos ver otro cúmulo, de menor vistosidad, pero igualmente de entidad, y muy conocido, las Híades.


Pero ello no es lo más interesante, volviendo a Júpiter, si disponemos de unos prismáticos, al apuntar a éste, veremos una gran bola de color blancuzco, incluso tirando a un color cremoso, no puramente blanco, y unos curiosos puntitos a su lado... ¡Son los satélites galileanos! Estos satélites, que aparecen como puntitos, reciben su nombre por Galileo Galilei, primer astrónomo que los atisbó con su pequeño telescopio. Incluso, si volvemos dentro de un par de horas, veremos que esos puntitos se mueven, como si fueran una compleja danza, en su movimiento de rotación alrededor del mismo.


Si tenemos un telescopio, será la gran ocasión para observar a Júpiter y su color, su cremosidad, las bandas del planeta, claramente visibles con un telescopio de abertura media, y su mancha roja, que jamás desaparecerá, y es uno de los rasgos característicos del planeta. También podremos observar los satélites galilenaos, que se verán como discos que bailan alrededor del planeta, incluso con sombras definidas, aunque complicadas de observar de manera visual. Incluso, si tenemos suerte, podremos observar, con prismáticos o con telescopio, cómo desaparece alguno de los satélites, por detrás del planeta, dado que, en su movimiento rotacional, pasa por detrás de éste, y desde nuestra posición no lo podemos observar. En una noche podemos ver cómo se desplazan e incluso como se ocultan; fenómeno relativamente frecuente y que, por ejemplo, esta madrugada va a ocurrir. Actualmente, mientras usted lee esto, hace un par de horas que Ío estaba por delante de Júpiter  -tránsito- , proyectando sombras sobre éste, y actualmente Europa está dando la vuelta en su viaje orbital, así que, dentro de una hora apenas podremos ver 3 satélites, ¿qué habrá pasado? Europa estará detrás de Júpiter y no podremos verlo desde nuestra posición.

Fenómenos curiosos que merecen la pena, dado que Júpiter será visible por casi 12 horas, desde primeras horas de la tarde hasta últimas de la madrugada, y podremos ver tanto a simple vista como con prismáticos e incluso telescopio, un grandísimo espectáculo, en el que encontraremos un crecido Júpiter, un espectáculo de ocultaciones y tránsitos de satélites, una danza satelital y un planeta surcado por diversos rasgos de identidad. Un fenómeno que sin duda uno no debe perderse, y más ahora, en que el planeta y sus satélites se muestran grandes, idóneos para la observación. Es la mejor época para que usted se inicie.

Y bien, ¿qué opina usted? ¿se lo va a perder? ¿alguna duda de cómo encontrarlo? ¿lo va a ver? Háganoslo saber mediante un comentario en Blogger, un tweet en @Blogastronomico o por correo, ¡haga saber su opinión!

Un saludo, buenas noches a todos (buenos días a quienes nos visitáis desde América, a todos vosotros), y feliz día a todos, y a los españoles, para los cuales mañana empiezan este período festivo, pero sepan que no por ello bajaremos nuestro ritmo. ¡Muchas gracias por todo!