14 de diciembre de 2012

El Fin del Mundo 2012 - Rebatiendo la teoría (III)

Saludos, lectores, aquí les dejamos la tercera (de cuatro) entregas que crearemos sobre el fin del mundo, sigan ahí que ya falta muy poco para que podáis leerlas todas.

Lo primero de todo es informar de los sondeos realizados acerca de los que creen en el fin del mundo de 2012. ¿Cuáles serán los porcentajes? ¿Qué estará más generalizado, el sí o el no?



Bien, según una empresa de investigación, Ipsos, en una encuesta realizada a 16.262 personas de 20 países distintos, aproximadamente un 15% de ellas dice creer en el fin del mundo, mientras que el 85% restante dice no creer dicha hipótesis de que el mundo finalizará. Los países en que menos se cree esta teoría son Francia (6%), Bélgica (7%) y Reino Unido (8%), mientras que en países como Turquía, Estados Unidos, Argentina o Sudáfrica, el índice supera el 20%. Es por tanto que la mayoría de los pobladores no creen que ocurra algo más allá de lo cotidiano.


La NASA, opinó el 6 de diciembre de 2012, que dicho suceso no ocurriría, básicamente porque no hay evidencias y muestras reales de que vaya a haber desórdenes terrestres en los próximos días:

- Los volcanes están actualmente en relativa calma, y los grandes volcanes están dentro de su calma, sin esperarse ningún cambio en su estado; no hay terremotos registrados en las zonas volcánicas, así que todo apunta a que no habrá problemas con erupciones en los próximos días. Esto desmonta la teoría del fin del mundo volcánico, que de aquí a una semana no podría darse por escaso tiempo y escasa repercusión. Una erupción grande de aquí a unos días no acabaría con nosotros ni mucho menos.


- No hay asteroides ni cometas amenazantes en nuestro "vecindario". No hay en millones de kilómetros ningún asteroide ni cometa amenazante, ni que tenga una órbita que lo dirija aquí, al menos no en una semana, ni hay cometa con suficiente velocidad para alcanzarnos en 7 días, por lo que ya es imposible que cualquier cometa pudiera alcanzarnos; el asteroide más cercano tardaría en llegar la Tierra (suponiendo que se acercara a ésta), varios días, incluso semanas. Esto rompería con la hipótesis del fin del mundo por colisión.


- No hay evidencias de tormenta solar. El Sol últimamente anda muy activo, si han visto las imágenes de su actividad, verán que está en un momento de mayor actividad, pero aún así está teniendo una actividad dentro de lo previsto para su comportamiento, y las reacciones que está sufriendo son totalmente normales, por lo que no hay que temer en una eyección violenta de materiales plasmáticos; en siete días la probabilidad de que el Sol rompiera su estado de tranquilidad sería nula. Si hubiera cualquier aumento de actividad de nuestra estrella, éste sería débil en comparación a la tormenta que muchos inventaron, y los aparatos terrestres pueden aguantar tormentas decenas de veces más potentes que un simple aumento de actividad. Queda rebatida la hipótesis del fin del mundo a partir de la tormenta solar.


- No hay evidencias de extinciones masivas. Pese a que el Sistema Solar pueda está atravesando y se encuentra inmerso en una Nube Interestelar, lleva años haciéndolo, y este proceso debería de haber sido gradual y no súbito, y la densidad de esta nube es trillones de veces menor que la de nuestra atmósfera, así que no habría nada de qué preocuparnos. Los astrónomos, pese a haber estado décadas buscando a Némesis, la enana marrón compañera del Sol, no han sido capaces de encontrar nada. Incluso la misión WISE de la Nasa, buscó un supuesto planeta mayor que Júpiter, llamado Tycho, que no fue encontrado, pese a que se rastrearon objetos a centenares de unidades astronómicas. Con casi total seguridad no hay ningún cuerpo mayor que Júpiter en todo el Sistema Solar (exceptuando al Sol), así que éste no podría atraer ninguna nube asteroidal ni cometaria. En una semana ninguna estrella ni ninguna nube interestelar podría venirse hacia nosotros, sobre todo cuando, (de suponer que estuviera acercándose a nosotros), no hemos notado cambios celestes (atmósfera turbia, dificultad para ver estrellas, cielo "empolvado..."), así desmontaríamos la evidencia de la extinción masiva cometaria. El cinturón fotónico pues, no puede ser verdadero. La nube interestelar de Tauro (la de las Pléyades) a la que nos dirigimos, tardaremos en alcanzarla en miles y millones de años quizá, que será una nube que sí que podría alterar débilmente el sistema solar (si llega a la Nube de Oort quizá excitaría los cometas, por ejemplo, con sus gases), y la nube actual en la que ya estamos, no es más que una nube trillones de veces más débil que nuestra atmósfera general, y por la cual no hemos de preocuparnos, pues ni siquiera enturbia nuestra visión del cielo.

- Inversión polar: No hay evidencias de que vaya a ocurrir una inversión polar, incluso en una semana no podría darse; es un proceso que tarda decenas de miles de años. Las inversiones polares son hechos que ocurren cada 200.000 años, hasta 1 millón de años. La última inversión polar se produjo hace 780.000 años, y podría estar dándose ahora, pero no lo podemos saber con certeza; aún así, deberíamos vivir miles de años para notar cambio alguno. Esto se da por la fabricación excesiva de hierro en el núcleo terrestre, el que fluye con las altas temperaturas terrestres. Esto acaba cambiando el magnetismo terrestre, dado que se forman corrientes de hierro, y por eso se alteran los polos. Es mortal, sí, pero siempre y cuando esperemos decenas de miles de años a verlo, y aún así no es extintivo. En una semana este proceso es extremadamente lento como para apreciar cambios, que tardarían miles de años en hacerse notables.


- Invasión extraterrestre: Esta como ayer dijimos, es la hipótesis probablemente más surrealista. No hemos descubierto vida ni civilización inteligente en ningún lugar del universo, aunque sí mundos que podrían estar poblados, pero muy lejanos, y probablemente fallidos en cuanto a vida se refiere, así que la hipótesis de que hayan seres inteligentes, complejos y con ganas de matarnos o raptarnos sin ni siquiera conocernos es de lo más rocambolesco. Ni siquiera hemos sido capaces de detectar sus máquinas, y , a pesar de que haya habido multitud de avistamientos, cuya veracidad es cuestionable, un grupo de supuestos extraterrestres, por muy civilizados que fueran, tendrían que conocer enormes conceptos físicos, químicos, tecnológicos (etc...) para fabricar cualquier máquina y menos para transportarse aquí en tiempo récord; pensando que estos conceptos sólo los conocemos los humanos y han sido descubiertos por los humanos, nos hace pensar que estos seres deberían de ser grandes cerebros mundiales, y, como no hay evidencia de vida en años luz a la redonda, esta hipótesis es deleznable. Una nave terrestre tardaría miles y miles de años en llegar a la Nube de Oort central, y aún seguiría estando en nuestro sistema solar. Esta hipótesis es muy surrealista y quizá la más fácil de derribar. Eliminada pues la teoría del Fin del Mundo por el Rapto.


- La Gran Pandemia: La probabilidad de que una gran pandemia se diera en la Tierra es nula. Los índices de enfermedad en casi todas las enfermedades se mantienen actualmente constantes o incluso en descenso, salvo algunas enfermedades locales, que difícilmente lograrían contagiar a miles de millones de habitantes en 7 días, (de ser así, Europa entera debería de contagiarse entera en menos de 1 día, algo físicamente imposible). Para darse una pandemia deberían de darse condiciones muy distintas a las que reinan ahora, muchas erradicadas, y, si alguna se diera, tardaría meses en extenderse de manera efectiva por la Tierra para ser considerada como tal. Queda desmontada la hipótesis de fin del mundo a partir de una gran pandemia.


- Nostradamus: Es cierto que fue un gran vidente, pero, ¿qué más podemos decir? Su fin del mundo planteado fue en 1999 (con la venida próxima del segundo milenio), así que de eso hace ya 13 años y exactamente 2 meses de que su vaticinio pasara, y 500 años desde su formulación. Pudo ser un gran vidente, pero creo que hace 13 años quedó claro que su vaticinio fue poco acertado en aquel momento. Numéricamente su fin del mundo ya pasó, así que esa teoría no se desmonta, directamente es inválida. Queda desmontada la teoría del fin del mundo de Nostradamus.


Y ahora: la famosísima cuenta larga: La Cuenta Larga, conocida como cuenta o calendario maya más antiguo del mundo, el que supondría el fin del mundo, fue rebatido por otro calendario maya, mucho más largo aún y que tiene más de 1000 años. Este calendario maya, pintado en las paredes de una casa maya (cualquier maya tenía más conocimientos astronómicos y matemáticos que la mayoría de nosotros), dura más de 7000 años (hasta el año 4000 después de Cristo). En ellos aparecían los ciclos planetarios de los astros más importantes, como el Sol, la Luna, Venus, Marte... en que aparecían ciclos y ciclos de estos astros, amén de predicciones de eclipses, que para ellos podían llegar a decidir los eventos y decisiones que ocurrirían y tomarían en su vida, y los grandes sucesos que ocurrirían en el pueblo (guerras, victorias, coronamientos...), y no el Fin del Mundo, en que en esta cuenta no se comprende.

Si no ha sido encontrado en este calendario (unos miles de años posterior al otro, en que los mayas insistían sobre el Fin del Mundo), evidencia alguna de esta teoría, ni marca alguna en ningún año, es posible que los mayas de aquella época dudaran de dicha hipótesis -si llegaron a conocerla- o que ni siquiera la contemplaran. Dicha cuenta de 7000 años , más duradera que la cuenta de 5125 años (Cuenta Larga), no mencionaba nada nuevo y no creían en el fin del mundo, tan sólo fue realizada para, como aparece en los motivos de las paredes, calcular la fecha de eventos, basándose en los astros -astrología-.


La NASA, a parte de exponer distintos conceptos y sus argumentos en contra, dice que el fin del mundo más cercano teórico ocurriría en 2087, cuando un asteroide, por su órbita, se dirigiría hacia la Tierra y, por su tamaño de varios kilómetros, su velocidad y su relativa cercanía, éste impactaría en nuestra superficie y haría que la Tierra se resquebrajara y todos muriéramos por la gran colisión, que liberaría una fuerza de miles y miles de bombas atómicas. Para la NASA, esto empieza a ser además cada vez menos probable, porque dentro de 75 años, habremos ideado soluciones e inventos para desviar al satélite o quizá para contrarrestar el impacto, o quién sabe si viviremos en cualquier otro planeta (cosa que podría darse, siempre y cuando inventáramos algo).


Y bien, con esto dejamos rebatidas, según la NASA y las explicaciones científicas al asunto, las hipótesis formuladas a la teoría del Fin del Mundo en 2012. Ya no hay nada más que pueda ocurrir en estos 7 días que no haya sido ya demostrado y rebatido. Y bien, ¿creen ustedes en esto? ¿Qué opinan al respecto? ¿ha cambiado esto su opinión o su manera de ver la teoría o este suceso? Háganos saber su opinión por medio de un comentario en esta misma entrada, un tweet a @Blogastronomico o un mensaje en el perfil de Facebook de Astronomía a tu Alcance. Esta noche colocaremos la última entrega, con nuestras opiniones -del blog-, y con las vuestras; si alguno de vosotros quiere que su opinión sea leída por cientos de personas y su persona aparezca para siempre en una publicación y sea dada a conocer, háganos saber su opinión y la incluiremos.

Un saludo a todos, ¡nos leemos esta noche!
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal