17 de diciembre de 2012

Fin del Mundo 2012 - Todo sobre la colisión ¿habrá algo que impacte contra nosotros? (VI)

Dado que muchos habéis pedido también que hiciéramos entradas particulares con todas y cada una de las hipótesis, aquí va la segunda de hoy: la hipótesis del asteroide.


Lo primero, ¿de qué va esta hipótesis? ¿qué enuncia? 



La hipótesis del fin del mundo basada en una colisión enuncia que el 21 de diciembre de 2012, justo en el momento en el que se acabe el mundo, caerá un asteroide (algunos apuntan a un cometa), que devastará la Tierra entera. Un cuerpo de varios kilómetros ya podría tener consecuencias devastadoras; no se precisa cuál será el cuerpo y sus medidas, pero dice que "un cuerpo grande" impactará contra nosotros. Este cuerpo tendrá el tamaño suficiente para causar estragos en nuestro planeta, incluso para quebrarlo, muriendo de manera casi instantánea todos los habitantes de la Tierra. Sería el fin del mundo porque, según quienes la defienden, este cuerpo mataría a todos los habitantes de la Tierra -incluida la biosfera- y podría fragmentar la Tierra en varias partes, causando incendios y erupciones al momento de su impacto.

Es una hipótesis vaga e imprecisa, pues sus creadores y seguidores no especifican los detalles: ¿qué cuerpo? ¿qué dimensiones? ¿de dónde provendrá? Es por ello por lo que desde el principio hemos de coger con pinzas la hipótesis, porque no tiene capacidad de ser verificada de ningún modo, y sí de ser contrastada y refutada. Ahora veremos que esta hipótesis carece de pleno sentido.

¿Qué podría pasar en realidad? ¿Es cierto? ¿Pasará algo?



No. No pasará nada, esto es lo primero que hemos de decir. Estad tranquilos porque ningún cuerpo impactará contra nosotros el 21 de diciembre de 2012, y probablemente no hasta dentro de décadas, como luego veremos. Lo primero que queremos hacer es tranquilizaros, porque no ocurrirá nada; veremos que es quizá una de las hipótesis más fáciles de argumentar y de "tumbar".


Lo primero a desmontar: ¿por qué no puede ocurrir?



No puede ocurrir sencillamente por un motivo: Quedan 4 días para el supuesto fin del mundo. ¿Cuántos cuerpos están a 4 días de distancia de nosotros? Ninguno. ¿Cuántos cuerpos verdaderamente cercanos tenemos a nosotros? Ninguno. ¿Puede cualquier cuerpo -cercano o no-, alcanzarnos en 4 días? Ni siquiera eso. El asteroide más cercano está en torno a 8 millones de kilómetros, y es el asteroide Toutatis (o Tutatis), asteroide que alcanzó su mayor cercanía a la Tierra este miércoles, con poco más de 7 millones de kilómetros de distancia. Para llegar a impactar a nosotros, debería de cambiar su sentido orbital (pues ahora se aleja rápidamente de nosotros), y sobre todo, desviar su órbita. Aunque se acercara a nosotros, ni siquiera podría impactar.


Entonces, pues, el único asteroide medianamente cercano a nosotros es el asteroide Toutatis, a 8 millones de kilómetros, que se ALEJA de nosotros con relativa velocidad, y que, para poder impactar contra nosotros debería de romper todas y cada una de las leyes físicas: cambiar su sentido orbital, cambiar su órbita y también acelerar su velocidad de desplazamiento. Esto, pues, es imposible que se dé. Ni las leyes de la física comprenden esto, porque, básicamente, para que ocurriera, debería de haber una pérdida de masa ocasionada por otra colisión de un cuerpo cercano -inexistente-, que lograra hacer algún cambio perceptible en su órbita, y a su pérdida de masa acelerara al cuerpo que, por la virulencia del choque giraría en dirección a nosotros. Dado que el cuerpo que lograra hacer esto debería ser uno de los mayores asteroides en todo el cinturón (y más aún: es una hipótesis que, si puestos a analizarla, prácticamente inventada), y que ningún gran asteroide se encuentra a tal cercanía, es imposible.


Además, es imposible que sea un cometa porque el cometa más cercano anda a decenas o cientos de millones de kilómetros, a varias unidades astronómicas de aquí, por lo que, para dirigirse hacia la Tierra tendría que, primero, cambiar su órbita (casi siempre hiperbólica) a una órbita mucho más cerrada y multiplicar por 10 o más su velocidad de acercamiento, y esto no se conseguiría de ninguna manera, ni por colisión ni por atracción gravitatoria, simplemente porque los cometas son cuerpos muy lejanos, el más cercano está 50 veces más lejano que Toutatis y son cuerpos cuya órbita es hiperbólica. El cometa que más se acerque a nosotros, quizá pasará, en unos meses, a unos 200 millones de kilómetros, una distancia irrisoria en la cual ni Júpiter puede reabsorber ciertos cuerpos, así que imaginémonos la Tierra...

¿Por qué decimos lo de "hasta dentro de unas décadas"?


Dos asteroides probablemente se dirijan a la Tierra dentro de unos años. En 2036, uno de ellos será Apophis (o Apofis), también designado como 99942-Apophis, se dirigirá hacia nosotros, con una probabilidad de choque próxima al 3%, lo cual, para tratarse de un asteroide de 300 metros de diámetro, es bastante alta. En 2029 probablemente pase cerca de nosotros, pero sin peligro alguno. En 2036 será cuando se calcula que pueda caer, causando numerosos destrozos en cualquier parte de Sudamérica o Europa del Este, y hecho que no causará el fin del mundo. Primero porque su impacto no será extremadamente destructor a nivel de civilización, y segundo porque la Agencia Espacial Europea, entre otras muchas asociaciones, han barajado el realizar un proyecto (Don Quijote), según el cual una nave y su escudera (como la historia de Don Qujote) impactarían con este asteroide, desviándolo de su órbita.  No hay que padecer por ello.


La NASA da el fin del mundo en 2087 con la posible colisión de un meteorito con la Tierra, aunque hablan también de un asteroide, sin precisar exactamente su denominación o tamaño en la conferencia que dieron, y quedando 75 años (no los 24 que quedan para Apophis), es un tiempo larguísimo a nivel personal, en el cual pueden cambiar muchas cosas e idearse nuevos planes para reajustar su órbita, como por ejemplo los que se llevarán a cabo con Apophis. Sabiendo que el fin del mundo verdadero puede estar al acecho, alguien hará algo. Mientras no sea cierto o no sea verdadero, nadie hará nada.

Sobre la hipótesis del 21 de diciembre, ya está todo explicado, creemos. Llamamos a la calma. Si lo deseáis, (podéis hacérnoslo llegar por un comentario), haremos un post para cada una de las hipótesis que se han planteado en las otras entradas a modo de resumen. La de la tormenta solar quizá es una de las más atractivas de explicar. Podéis enviarnos vuestra opinión -que incluiremos en una entrada más adelante- en Blogger, un comentario aquí abajo; también en Twitter a @Blogastronomico y en nuestra página de Astronomía a tu Alcance en Facebook. Podréis encontrarnos en nuestro foro (www.astronomiatualcance.foroactivo.com).

Esto es todo, buenas noches y muchas gracias a todos. ¡Nos vemos mañana con la tormenta solar!