2 de junio de 2013

Stellarium 12.1 - Nueva versión

Ya era hora de actualizarse (¡renovar o morir!) y es que la última entrada que pusimos de Stellarium (curiosamente la 2ª en la historia del blog) era sobre la, por aquel entonces, nueva versión, la 11.3 (la que actualmente yo tengo), pero era hora de renovarse y hoy os voy a hablar de la última versión de Stellarium, la 12.1, más nueva que nunca. Veremos cuáles han sido sus cambios y qué desventajas tendrá que pulir para la próxima.

Logo de Stellarium

En un primer vistazo, Stellarium sigue fiel a la marca, y en mi opinión, fiel a la primera posición que ha mantenido desde sus primeras ediciones como software astronómico. Nada ha cambiado desde aquel momento que lo probé por primera vez, por aquel entonces la versión 0.9.1. Su tamaño, de 76 megas originalmente -cada año algo más, eso sí-, nos dice que es un software "bien preparado". Veremos que en efecto es así. Es compatible con los programas Windows 7 (32 y 64 bits), Mac OS X [10.6+], Ubuntu, Linux y Beta.

Enlace a la página y descargas: Página web oficial de Stellarium (allí podréis descargar el programa e incluso versiones anteriores).

Nuevos cambios de apariencia visual:

 - La interfaz ha cambiado, además hay un cambio de letra (para mejor), ya que ahora luce más pequeña pero mucho más agradable de leer, se  agradece a la vista que el diseño esté más compactado. Algunos símbolos parecen incluso tener mayor resolución. 


Nuevos cambios de contenido:



Añadida la cultura y los nombres de la tradicional Tonga.


- Como ya sabíamos, se pueden cambiar los nombres según cómo los astros sean llamados en las distintas culturas del mundo. En esta edición han añadido a Tonga. Este cambio me parece el más superfluo de todos pero ganan más simpatizantes porque siempre es bueno ver tu cultura reflejada en el planetario. 

Ampliado menú de complementos y de configuración.

- Nuevas opciones: ahora puedes cambiar la información que deseas ver de los objetos, puedes decidir lo que aparece, editar el programa... Es más libre que nunca. El panel de configuración sin duda alguna ahora es más amplio. Entre estos cambios está poder regular el brillo de la Vía Láctea, que puede servir para contrastar mejor determinados objetos. Más apartados en configuración y en complementos.

- Añadido el catálogo Caldwell. Es un catálogo conocido para muchos astrónomos. Con este cambio se gana notablemente contenido y un programa más completo, pero también Stellarium se abre no sólo a los astrónomos principiantes, sino a los avanzados o de grado medio. Gana seguidores.

- Cambiadas las texturas a muchos de los objetos de cielo profundo, parte de ellos Messier, para dar mayor realismo. No se basan tanto en fotos de la NASA y grandes                 telescopios sino en fotos "de carne y hueso".

Nueva mejora en los oculares.

- Oculares: ahora ya se tolera "meter" una lente Barlow (antes no existían) y la casilla "binoculares" que pedimos desde el blog en su día, así que si antes el menú de oculares era muy completo, ahora lo es más que nunca. Esto sirve bastante a los que tienen lentes Barlow y quieren saber cómo se verá cualquier objeto o simplemente recrear mejor su telescopio. Amén de los que usan binoculares y que no podían disponer de ellos en el programa.

Búsqueda en la cultura de Tonga.

- Búsqueda más potente: ahora puedes buscar en una determinada constelación o directamente ir a una constelación. La opción nueva es "listas" y es una manera dinámica de acceder a los objetos y más certera que nunca.

Nuevo "análisis de observabilidad"

- El "análisis de observabilidad", es nuevo y es un apartado que me ha gustado mucho y que te indica el rango de observación que tendrás para un determinado objeto. Lo diseñó el valenciano Ivan Martí-Vidal, que de hecho está en el instituto Max Planck de Alemania.

- La posibilidad de añadir catálogos: si ya de por sí el programa viene completo, con muchos objetos nuevos y estrellas hasta la magnitud 15 (aproximadamente), da la opción de descargar un catálogo de casi 700 megabytes (el espacio de un disco), que amplía estrellas de la magnitud 16 a 18.

 

     
 

- Como en ediciones anteriores, pero ahora con más detalle, nos deja elegir como ubicación 3 puntos distintos de Marte, desde la zona ecuatorial, las grandes llanuras o las vastas regiones próximas al pie de las montañas. En ellas apreciaremos curiosamente las horas allí y la observación de la Tierra, que curiosamente, presenta fases (iluminación en %).


Desventajas: 


- El programa luce ahora sensiblemente más lento. Conforme añades más objetos, aumentas la cantidad de estrellas, haces zoom o navegas por los cuerpos, el programa parece ralentizarse. Sí que es verdad que la lentitud se hace en algunos momentos patente. Pasa de los 30 frames por segundo a apenas 4 cuando aumentas, cuando normalmente en el Stellarium 11 iba de 40 frames por segundo a 15. La velocidad de navegación es por momentos bastante más lenta. 

- Muchos "bugs" o errores no han sido fijados, además como consume más recursos (o quizá es otro error más con que cargar), hay que tener paciencia cuando el programa se inicie, porque parece "rallarse" en el momento lo inicias, y tarda un poco en poder comenzar a usarse (os recomiendo que no os desesperéis ni cliquéis como he hecho yo porque lo rallaréis más y entonces habrá que cerrarlo).

Nebulosa Rodaja de Limón (o Lemon Slice). Otro año más
nebulosas como ésta se quedan sin salir.

- A la lentitud del programa en algunos momentos, se añade que faltan más objetos que no son de catálogos conocidos pero son más brillantes que los que en ellos aparecen. Por ejemplo, Stephenson 1, observado ayer (magnitud 4), podría aparecer perfectamente. Faltan nebulosas planetarias (Lemon Slice en la Jirafa por ejemplo), que son más brillantes que las que aparecen. Faltan algunas galaxias. Prefiero catálogos de galaxias (PGC por ejemplo) o una compilación de cielo profundo que catálogos con estrellas y estrellas superfluos y banales. Muy difícilmente alguien se va a fijar en una estrella de magnitud 18 antes que en una planetaria de magnitud 10 u 11.


Esto es todo lo que debéis saber de la nueva versión 12.1 del Stellarium, que, aun con sus desventajas, sigue siendo el rey del software astronómico amateur y gratuito que existe, y que, visto lo visto, seguirá siéndolo en mi opinión durante años. Cualquier duda o sugerencia al respecto podéis dejar un comentario aquí en Blogger, en twitter @Astroatualcance o en Facebook donde ya somos 483 y creciendo a pasos agigantados. ¡Mil gracias! Buenas noches a los españoles y buenas tardes a los americanos. Dulces sueños o buenos días.