5 de junio de 2013

Dos planetas vecinos idénticos a la Tierra - Análisis a fondo

Hace dos meses hablaba de la existencia de dos planetas similares en un mismo sistema solar que sin duda era de las más importantes del año a nivel de descubrimientos extrasolares. Estos formaban parte del Sistema Kepler 62. (Recomiendo que lean la entrada de arriba por encima para saber de qué va el hallazgo). Estos días se ha podido saber más aún sobre este hallazgo aunque no lo suficiente para zanjar ciertas incógnitas.

Información de los planetas y su estrella. ¿Qué los hace distintos?


La Tierra comparada con el nuboso Kepler 62e y el gaseoso 
Kepler 62f.

Estos dos planetas, son llamados Kepler 62e y Kepler 62f, debido a que forman parte del sexagésimo segundo (62º) sistema extrasolar que descubrió dicho telescopio, Kepler. Están situados a una distancia de 1200 años luz, en la constelación de la Lira, y orbitan alrededor de la estrella Kepler 62, de magnitud 13,7. Esto lo poco que nos dice es que son demasiado lejanos (como cualquier objeto a más de 0.5 años luz en que una vida humana jamás llegará a ver sonda alguna).

Kepler 62e es posible que mida en torno a 1.6 veces el tamaño de la Tierra; es por tanto un planeta en torno a los 20.000 kilómetros de diámetro, pero mucho más pequeño que las Súper Tierras y los Gigantes Gaseosos que se suelen encontrar en este tipo de descubrimientos. Kepler 62f también es bastante similar a su vecino, ya que posee un radio 1.4 veces mayor al de la Tierra y una masa muy parecida (en torno al 70% de la terrestre). Esto nos dice que es muy posible que dada su "pequeñez", similar a la de la Tierra, es casi seguro que son planetas rocosos.

Recreación artística.

Su estrella, es muy parecida a nuestro Sol. A nivel físico, la similitud con el Sol es del 70%. Se estima que la temperatura superficial de Kepler 62 sea de unos 4700 grados, mientras que la solar es de unos 5500. La última diferencia, aunque imposible de precisar, es su edad. El Sol tiene 4.500 millones de años (4,5 millardos), mucho más joven que Kepler 62 que es posible que tenga unos 7.000 millones. El problema de estos cálculos es que son suposiciones y estimaciones, y el error podría ser de hasta 4.000 millones, por lo que es posible que las diferencias sean mucho menores que lo que creemos. Esto nos dice que si los planetas son parecidos, la zona de habitabilidad de su estrella lo es aún más.


¿Puede haber vida en estos planetas? 

Recreación de Kepler 62e, nuboso como siempre.

Del planeta Kepler 62e el que se diera vida realmente no sería una sorpresa. Sus temperaturas deberían aún así ser bajo cero en una vasta parte, contando la temperatura de su estrella, una supuesta atmósfera y una distancia algo más lejana que la Tierra-Sol. Con temperaturas bajo cero, el planeta debería tener una gran red de nubosidad para que el agua líquida se mantuviera en las zonas cálidas y no acabara por perderse, pero veremos que esto es así: hay nubes, hay temperatura, hay zonas vastamente por encima de 0 grados. Esto es 100% seguro, el hecho de que hay nubes (porque basándonos en la composición del planeta y su atmósfera es posible que tenga un manto nuboso muy extenso). Con este manto nuboso detectado, se puede explicar y deducir primero que hay agua líquida (porque las nubes son el resultado de la evaporación), que hay gran cantidad y que si se da la lluvia y la evaporación podría darse vida o poderse sobrevivir allí. Además esta capa nubosa elevaría las temperaturas por lo que podríamos hablar de grados sobre cero como temperatura media. Un día normal en Kepler 62e sería más gélido que en la Tierra y muy parecido al que hay en los climas húmedos, en que más que llover, normalmente no habrían cielos rasos.

Recreación del denso Kepler 62f

En el planeta Kepler 62f, de un tamaño 1.6 veces mayor a la Tierra, sí que está más complicado. Es el más lejano a su estrella, y esto haría que, salvo que hubiera una gran cantidad de gases invernaderos en su atmósfera (como ocurre con Venus) no podría haber agua líquida por la escasa temperatura superficial (es como si buscáramos agua líquida ahora mismo en el Polo Norte de Marte). Como es conocido, los gases de efecto invernadero elevan la temperatura enormemente (>400ºC en Venus), pero veremos que esto, por muy difícil que parezca, nuevamente vuelve a ser posible. Esta condiciones que los dos planetas necesitarían para albergar vida y agua líquida, curiosamente se pueden estar dando. En Kepler 62f hay una considerable concentración de Dióxido de Carbono (CO2), gas principal del efecto invernadero en la Tierra y responsable del supuesto calentamiento global. Gracias a esto, la temperatura superficial del planeta podría ser más <<agradable>> de lo que pensamos, podría haber nubes y vapor de agua y sobre todo por este calentamiento, agua líquida. Sería una versión gélida de Venus. Este efecto invernadero, por su alto CO2, sustancia nociva para los humanos, haría que tuviéramos que usar trajes o bien desarrollar mejor tecnología para poder sobrevivir.

Si en estos planetas hubiera agua -en ambos-, por lo poco que sabemos de su naturaleza, tendrían una hidrosfera aún mayor incluso que la de la Tierra.


Y algo con lo que no contábamos... 


Rango de visión del telescopio Kepler. El planeta Kepler 62 
se encuentra a mitad de esa línea amarilla.

Y es que estos planetas están a 1.200 años luz. Significa que la luz que nos llega de ellos es la que partió del planeta hace 1200 años. Es como si lo viéramos desde el año 813, año en que España era dominada por árabes y en que la Tierra se suponía el centro del universo. Nadie sabe si pueden haber ocurrido cambios en ellos, si su estrella incluso puede haber tenido algún cambio, si en los planetas ha ocurrido variación alguna (atmosférica, superficial, física). Cualquier colisión, cualquier cambio en su atmósfera, cualquier variación física en su estrella madre, etcétera por muy improbable que parezca de aquí a 1200 años podría haberles sucedido. En 1200 años, si bien es cierto, en la Tierra no ha habido cambio alguno que altere la vida, cualquier cosa más allá de unos centenares de años-luz es un futuro incierto.

¿Lo más esperanzador?


Planetas actuales con probabilidad potencial de vida e índices IST.

Sin duda, el llamado Índice de Similitud Terrestre (llamémosle IST). Según este índice, de los cientos de planetas extraterrestres, es el quinto más parecido a la Tierra, con un índice de 0.83 sobre 1 (Kepler 62-e). Para que nos hagamos una idea, el IST de Marte es 0.64  y el de la Luna 0.56. Es decir, Marte se parece en un 64% a la Tierra y la Luna un 56%. Kepler 62e se parece un 82% (0.82) y Kepler 62f  un 69% (0.69) bastante meritorio. Lo esperanzador de aquí es que, de los cientos de planetas encontrados, es el quinto con más potencial para encontrar vida (Kepler 62e). Y de Kepler 62f podemos decir que aún hay una esperanza. Con Kepler 62e tenemos certeza de que habrá agua, es casi seguro, pero no sabemos nada de si habrá vida; lo que sí que es seguro es que con un índice >0.8 es posible. Sobre Kepler 62f más que la dificultad -que la hay-, es su habitabilidad y su capacidad de albergar vida, ya que las condiciones son algo más hostiles. Igualmente está en zona habitable por lo que no hemos de descartar nada, tiene similitudes con la Tierra y condiciones que hacen casi segura alguna forma líquida, así que la esperanza sigue. Son la pareja de planetas más prometedores y están entre los más esperanzadores. Kepler 62e por su alta probabilidad y coincidencia con la Tierra y Kepler 62f básicamente por su mayor parecido físico a nuestro planeta y porque tiene las condiciones particulares que necesita para el agua, aunque la vida y la zona habitable sean algo diferentes a Kepler 62e.


Ahora sí, lo que todos esperáis... ¿Debemos ilusionarnos? ¿Hay margen de error?


Representación de distancias y ubicación. 

Si hay algo que todo descubrimiento extrasolar tiene es su error. Evidentemente la tecnología cada vez avanza más y el margen de error se estrecha, pero estudiar un planeta de 20.000 kilómetros a 1200 billones de kilómetros de distancia es cuanto menos una proeza humana. Antes explicábamos que su luz nos llega con retraso y hemos de añadir que los cálculos son muy imprecisos. Un simple error en una suposición (ya de por sí "suponemos" sin saber), podría cambiarlo drásticamente nuestra concepción de estos planetas. Es posible que haya agua y por qué no vida. Para los creyentes en la vida más allá de la Tierra, extrasolar, he de deciros que os preparéis porque se avecinan años de descubrimientos y de mejoras tecnológicas que acabarán por dar sus frutos. Estoy seguro.


Esto ha sido todo por hoy. Espero que os haya gustado la entrada y que definitivamente os haya informado. Si tenéis cualquier duda, opinión o comentario que hacer al respecto de astronomía en general o sobre los exoplanetas, podéis enviarla aquí en un comentario, en Facebook (arriba a la derecha tenéis el botón "Like") donde ya somos 493 o en Twitter mediante un tweet (¡gracias a nuestros 560 seguidores!). Saludos a todos, buenas tardes españoles y buenos días americanos.