31 de mayo de 2014

La gran cuna estelar de la Nube de Serpiente

Hace escasos días pudimos ver una preciosa estampa que nos llegó desde la Nube de Serpiente, y que comparto ahora con vosotros.


Esta es la imagen, que nos permite apreciar perfectamente la densa nube de polvo que se despliega en su interior, la cual alberga uno de los grupos estelares más jóvenes descubiertos nunca en nuestra galaxia. En ella vemos multitud de estrellas que empiezan a formarse a partir de pequeñas volutas de polvo y de gas. A la luz infrarroja se le han asignado colores que -a diferencia de ésta-, sí podemos ver, mostrando estrellas jóvenes de colores naranjas y amarillos, y una zona central exclusivamente gaseosa de color azulado. Esta zona está escondida a la vista en longitudes de onda visibles, pero la luz infrarroja puede atravesar el polvo, enseñándonos una pequeña porción del interior de esta cuna estelar.

A la izquierda de esta cuna estelar, podemos apreciar una zona oscura, envuelta en una cantidad de polvo tan grande que ni siquiera la luz infrarroja puede ver qué hay tras ella, resultando bloqueada. Dentro precisamente de esta zona oscura es donde las estrellas están comenzándose a formar.


Esta nube, que no es sino una vasta región de formación estelar, está situada a 750 años-luz, en la constelación de Serpens -Serpiente, en castellano-. El atractivo de esta nebulosa es que es una región que únicamente contiene estrellas de baja o relativamente moderada masa, y no alberga en su seno ni una estrella masiva o brillante, como sí que ocurre en otras regiones parecidas de mayor tamaño, como M42, La Nebulosa de Orión. Para que nos hagamos una idea, nuestro Sol es una estrella de masa moderada -de las que no hay en esta nube-, y por eso mismo se convierte en todo un misterio dilucidar si nació en una nube como Serpens o en otra como Orión.