2 de febrero de 2014

Japón planea retirar basura espacial con un cable magnético

En poco más de tres semanas, Japón realizará un experimento que permitirá retirar escombros y basura espacial gracias a un cable "electrodinámico", ya que la basura espacial se está convirtiendo en un problema cada vez más preocupante, ya que amenaza tanto la seguridad en la Tierra como en el espacio, debido a que los fragmento de "chatarra" espacial pueden tanto caer a la Tierra como lo haría un meteoro como también impactar contra las sondas y naves que actualmente orbitan -una de ellas, habitada- la Tierra. Si una simple gota de pintura es capaz de erosionar una puerta en el espacio, imaginemos trozos de casi una tonelada en cientos de kilómetros de caída libre hacia la Tierra... 


Meteorito causado por la precipitación de los restos de 
un antiguo cohete.
Para ello, la JAXA, (siglas de  Agencia Japonesa de Exploración Espacial) lanzará este mismo 28 de febrero un satélite diseñado para localizar dichos trozos, restos de la ingente cantidad de objetos, ahora inútiles, llevados por decenas de potencias mundiales desde hace décadas hasta ahora, los cuales han sido abandonados allí arriba, con el consecuente peligro que acarrea. Esta solución planteada por Japón permitiría desintegrar esta basura y eliminar todo peligro.

El proyecto de la JAXA, bastante complejo, consiste en acoplar el cable magnético/electrodinámico (que consta de tres hilos hiperfinos de aluminio de 0.1 milímetros de grosor) hacia los restos detectados de basura espacial. Este cable, dado que es magnético, se vale del campo magnético terrestre para que su brazo sea arrastrado a merced del mismo, y así, una vez acoplados a él los restos de basura espacial, y como el campo de la Tierra es muy potente, éstos se van decelerando continuamente, reduciendo miles o incluso millones de veces los riesgos por colisión y así permitiendo que, al decelerarse, pierdan inercia y caigan por su propio peso, cual meteorito hacia la Tierra, donde se desintegrarían gracias a nuestra poderosa atmósfera debido a la fuerza de la fricción. 
Este proyecto lo está llevando a cabo una empresa del sur de Japón, anteriormente sólo conocida por fabricar redes de pesca bastante valoradas por los pescadores locales, pero de ahora en adelante, lo será por haber fabricado estos cables que permitirán salvarnos de más de un susto. Este proyecto le ha costado millones de euros y un total de 10 años a la empresa, Nitto Seimo.
El lanzamiento del 28 de febrero no permitirá a este invento japonés pasar a funcionar, ya que su única función por el momento será el ver si realmente funciona y es capaz de resistir las tensiones a las que se verá obligado a trabajar. Una vez pase exitosamente las pruebas a las que se verá sometido, en un futuro (según JAXA, a más tardar, el año 2019) podrá comenzar a trabajar a destajo eliminando los fragmentos de basura espacial más peligrosos detectados, y así limpiarle el camino a la Estación Espacial Internacional y a nuestra maltrecha atmósfera. Como se comenta, 2019 es la fecha facilitada por la JAXA, aunque posiblemente se comience a usar más pronto y esté antes de ese mismo año operativo al 100%. Sin duda, otra obra de la ingeniería al servicio de la ciencia.

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal