31 de mayo de 2014

La gran cuna estelar de la Nube de Serpiente

Hace escasos días pudimos ver una preciosa estampa que nos llegó desde la Nube de Serpiente, y que comparto ahora con vosotros.


Esta es la imagen, que nos permite apreciar perfectamente la densa nube de polvo que se despliega en su interior, la cual alberga uno de los grupos estelares más jóvenes descubiertos nunca en nuestra galaxia. En ella vemos multitud de estrellas que empiezan a formarse a partir de pequeñas volutas de polvo y de gas. A la luz infrarroja se le han asignado colores que -a diferencia de ésta-, sí podemos ver, mostrando estrellas jóvenes de colores naranjas y amarillos, y una zona central exclusivamente gaseosa de color azulado. Esta zona está escondida a la vista en longitudes de onda visibles, pero la luz infrarroja puede atravesar el polvo, enseñándonos una pequeña porción del interior de esta cuna estelar.

A la izquierda de esta cuna estelar, podemos apreciar una zona oscura, envuelta en una cantidad de polvo tan grande que ni siquiera la luz infrarroja puede ver qué hay tras ella, resultando bloqueada. Dentro precisamente de esta zona oscura es donde las estrellas están comenzándose a formar.


Esta nube, que no es sino una vasta región de formación estelar, está situada a 750 años-luz, en la constelación de Serpens -Serpiente, en castellano-. El atractivo de esta nebulosa es que es una región que únicamente contiene estrellas de baja o relativamente moderada masa, y no alberga en su seno ni una estrella masiva o brillante, como sí que ocurre en otras regiones parecidas de mayor tamaño, como M42, La Nebulosa de Orión. Para que nos hagamos una idea, nuestro Sol es una estrella de masa moderada -de las que no hay en esta nube-, y por eso mismo se convierte en todo un misterio dilucidar si nació en una nube como Serpens o en otra como Orión.

6 de mayo de 2014

10 curiosidades y mitos sobre astronomía que seguramente no conocías (Capítulo 3)

Ayer ya os adelantamos la segunda edición, pero en vistas del éxito que ha tenido, mucho mayor aún que el de la pasada entrega, aquí os dejo la tercera entrega. Parece ser que esta saga es de las que mejor recibimiento está teniendo en el blog, así que, viendo que os gusta, os dejo con otro nuevo capítulo.


Imagen del Ikeya-Seki a color mostrando 
el espectáculo que supuso.

1. El cometa más brillante del cual se tenga constancia fue el Ikeya-Seki (C/1965 S1), descubierto por Kaoru Ikeya y Tsutomu Seki el 18 de septiembre de 1965, tras haber reportado su observación ambos con 15 minutos de diferencia. En sus orígenes fue descubierto bajo la apariencia de un débil cuerpo de magnitud 8, pero al cabo de un par de semanas, próximo a su perihelio del 21 de octubre, se llegó a observar a plena luz del día sin demasiadas dificultades. En aquel momento, su cola alcanzó una longitud de 20 a 25 grados (entre 40 y 50 veces el tamaño de la Luna llena) y una magnitud de -11. Fue tan brillante y grande como 50 lunas llenas. La explicación de tan fugaz brillo se debe a que este cometa es del tipo 'Kreutz Sungrazer' o 'cometas rasantes solares', que pasa a escasos miles de kilómetros del Sol, incluso llegando a desintegrarse, lo cual les da ese brillo tan característico. Se especuló, además, con que este cometa fuese, por su período de 876 años, el retorno del cometa X/1106 C1, que se vio a simple vista en pleno día por toda Europa -condición similar al Ikeya-Seki-, y cuya próxima pasada debió ocurrir en 1982.


El cometa Hale-Bopp ha sido quizá el más completo
de todos los que hemos podido ver en siglos.

2. El cometa con más récords en su haber es el Hale Bopp. Este astro, considerado como 'El Gran Cometa de 1997', batió el récord del cometa más lejano descubierto hasta la fecha, el cometa más observado de la historia alrededor del mundo según encuestas, el cometa con el núcleo más grande avistado (entre 60 y 80 kilómetros), el cometa visible a simple vista durante el mayor tiempo (569 días, unos 19 meses) y el cometa que permaneció por debajo de la magnitud 0 durante mayor cantidad de semanas (8 en total), además también tiene el récord al cometa que mayor tiempo mantuvo su cola, y es que en enero de 2005, cuando los astrónomos fueron a echar un vistazo a este cometa, situado tras Urano y ya a 21 unidades astronómicas, se sorprendieron al ver que todavía conservaba un remanente de ésta, tras 10 años de su descubrimiento. Y salvo el primer récord, el resto todavía siguen en su haber.


La galaxia del Molinillo, M33.

3. El objeto más lejano visible a simple vista es la Galaxia del Molinillo (M33), a 2.8 millones de años luz. Pese a que su magnitud de +5,7 y su tamaño -dos veces el de la Luna- lo hacen un objeto muy tenue y de escaso brillo superficial, son bastantes los astrónomos de todo el mundo que afirman poder observarlo bajo cielos muy limpios, aunque la agudeza visual necesaria para ello es máxima y está al límite de nuestra visión,  por lo que la mayoría prefiere considerar como el objeto más lejano visible a simple vista a la Galaxia de Andrómeda, mucho más grande y brillante todavía, que puede ser fácilmente visible bajo la mayoría de cielos y que se encuentra a 2.5 millones de años luz.


Comparación entre Mimas (izda.) y la Estrella de la Muerte
(dcha.).

4. Es todo un mito que la 'Estrella de la Muerte' de Star Wars sea Mimas, luna de Saturno. El gran cráter Herschel de esta luna guarda un cierto parecido con el disco cóncavo del superláser de la Estrella de la Muerte, además de que en la película se cita que sus dimensiones son de 140 kilómetros (Mimas mide aproximadamente 192). Pero todo esto son creencias de astrónomos inexpertos o de fanáticos de la serie, pues lo bien cierto es que este episodio (La Guerra de las Galaxias, episodio IV - Una nueva esperanza), se estrenó en el año 1977, y la primera fotografía que tenemos de Mimas, de mucha menor calidad que la de arriba, data de 1980 (tres años posterior). Una mera pero aún así sorprendente coincidencia.


Recreación de la galaxia z8_GND_5296.

5. El objeto más lejano descubierto hasta la fecha se llama z8_GND_5296 y se encuentra a 13.100 años-luz de distancia. La luz que nos llega de esta pequeña galaxia partió cuando el universo apenas tenía un 5% de su edad actual, por lo que al observarla estamos asistiendo a las primeras etapas del universo, inmediatamente posteriores a su nacimiento. Fue descubierta gracias a imágenes en infrarrojos del Telescopio Espacial Hubble y analizada gracias al telescopio Keck, de Hawái. No obstante, es posible que este título le dure poco, dado que cada año suelen descubrirse objetos todavía más lejanos aún que los anteriores.


Esta es la única vez que verán Marte y la Luna
del mismo tamaño.

6. MITO: Marte en oposición alcanza el tamaño de la Luna Llena. Este ha sido uno de los bulos o también llamados 'hoax' más famosos de Internet estos últimos años y curiosamente el más creído por los inexpertos. Esta falsa cadena que circulaba por las bandejas de entrada de millones de correos electrónicos alrededor de todo el mundo, citaba que Marte alcanzaría su oposición en verano viéndose tan grande como la Luna Llena, pudiéndose apreciar dos lunas en una misma noche. Esto es ABSOLUTAMENTE MENTIRA.

Como vemos, Marte no es de un tamaño mucho mayor 
que el de un mero cráter lunar.

Veamos por qué: Marte es exactamente dos veces mayor que la Luna, pero se encuentra a una distancia 150 veces mayor que ésta, por lo que, haciendo cálculos, su tamaño aparente desde la Tierra es 75 veces menor que el de nuestro satélite. Esto significa que, aproximadamente, su tamaño en la mejor de las oposiciones será similar al de un cráter lunar cualquiera (25 segundos de arco), nada que ver con el tamaño de la Luna Llena (unos 1800). Marte sí que sería visible con el mismo tamaño que la Luna llena si (1) se situase a 0,747 millones de kilómetros de la Tierra (y no a 56 millones) o si (2) midiese 508.500 kilómetros de diámetro (más de 3 veces el tamaño de Júpiter). Y como Marte ni se encuentra a 747.000 kilómetros ni tampoco mide 3 veces más que Júpiter ni 4 veces más que Saturno, se puede afirmar rotundamente que JAMÁS será visible como algo más grande que un cráter lunar, nada de doble Luna Llena ni otras falacias que corren por la red. Que no os engañen.



7. El primer ser vivo en viajar al espacio fue la perrita Laika. La perra Laika ('Laika' en ruso significa 'ladradora'), tuvo el honor de ser el primer ser vivo en viajar al espacio, el 3 de noviembre de 1957 cuando se encontraba a bordo de la nave soviética Sputnik 2, cerca de un mes después de que Sputnik 1 fuese puesta en órbita. Como otros muchos animales que han viajado al espacio, Laika falleció de 5 a 7 horas después del lanzamiento de Sputnik 2. Los astrónomos y científicos esperaban el funesto desenlace (pues anteriormente se creía que debido a la microgravedad cualquier ser vivo moriría), pero no esperaban que lo hiciese con tal fugacidad.


La causa de la muerte de Laika no fue revelada hasta décadas después del vuelo, pero probablemente fue una fatal combinación entre el estrés sufrido en el vuelo y el sobrecalentamiento de la nave tras un desperfecto del sistema de control térmico del Sputnik 2. Pese a que Laika no sobrevivió al viaje, su experiencia a bordo demostró que es posible que un organismo sobreviva a las condiciones de microgravedad que se dan en el espacio, lo cual abrió nuevas vías a la participación humana en vuelos espaciales, que se creía imposible aquella época, y que poco más de una década después se daría. Tras la perrita Laika, la URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), envió al espacio un total de 12 perros más, de los cuales 5 llegaron de su misión vivos y 7 murieron en condiciones similares a Laika (un balance bastante negativo).



8. La Nebulosa Parpadeante y su curioso nombre. La nebulosa planetaria NGC 6826, en la constelación del Cisne, más conocida recientemente como 'La Nebulosa Parpadeante' o 'Blinking nebula' en inglés, debe su nombre a una ilusión óptica; cuando se mira a la nebulosa -con forma de ojo- en el telescopio y a su estrella central (de igual magnitud y con forma de pupila), la nebulosa curiosamente se desvanece al ocular durante unos segundos, primero su remanente y después su estrella central, hecho que se asemeja a un ojo parpadeando lentamente; pasados unos segundos, el ojo se abre de nuevo. Este efecto también se da en algunas otras nebulosas planetarias, pero de manera muy poco evidente.



9. Flagstaff (Arizona, Estados Unidos) fue el primer lugar declarado como 'Ciudad Internacional de Cielo Oscuro'. Y fue también a su vez la primera ciudad en todo el mundo en disponer de una ordenanza de alumbrado público, prohibiendo anuncios y rótulos en sus edificios, en 1958. A día de hoy y gracias a las normativas que se promulgaron en pro de la limpieza de sus cielos, que continúan todavía vigentes, Flagstaff es la ciudad con los cielos más limpios del mundo y el lugar más famoso a nivel de turismo astronómico, al que acuden miles de turistas y astrónomos año tras año en busca de grandes cielos en que pasar una estancia inolvidable. Así luce su bóveda celeste a 10 kilómetros del centro de esta villa, con una magnitud límite visual de 7.


Los Beatles, astros de la música... Y del firmamento.

10. ¿Sabías qué? La banda de música The Beatles tiene un asteroide en su honor (8749 Beatles) y otro por cada miembro que la formaba:  4147 Lennon, 4148 McCartney, 4149 Harrison y 4150 Starr. A diferencia del resto de objetos astronómicos, los asteroides sí que pueden llevar nombres o apellidos de personas, animales u objetos, que su descubridor puede sugerir y que posteriormente serán aceptados por un comité de la Unión Astronómica Internacional. El nombre siempre se combina con un número que indica el orden de su descubrimiento.

El asteroide -y cometa extinto-, 3552 Don Quixote.

De los miles de asteroides descubiertos, hay algunos que toman nombres de la mitología clásica (16 Psyche ó 34 Circe), otros que son nombrados según religiones o mitologías (77 Freia, 1170 Siva) y algunos, curiosamente, llevan el nombre de esposas y amigas de los descubridores (607 Jenny ó 1434 Margot). También hay otros muchos en honor a famosos, como 2825 Crosby, 4305 Clapton, 3656 Hemingway, 4474 Proust, 4511 Rembrandt, 6000 Naciones Unidas ó 6677 Renoir, todos ellos dedicados a estrellas del cine, cantantes, pintores, organizaciones, etcétera. Curioso, cuanto menos.


Y éstas han sido todas las curiosidades por hoy. Muchas gracias por el espectacular recibimiento de la anterior entrada, que ha batido récords dentro del blog y muchas gracias por vuestros positivos comentarios. Por otra parte, muchas gracias a todos dado que ayer llegamos a los 4000 seguidores en todas las redes sociales. Ya sabéis, si os ha gustado: comentarios, compartidos, likes, etc. ayudan y mucho. 

Buenas tardes España, buenos días América.

3 de mayo de 2014

10 curiosidades y mitos sobre astronomía que seguramente no conocías (Capítulo 2)

Tras un tiempo sin haber publicado, volvemos a la carga con las mejores astrofotografías del año 2013 de Cielo Profundo, las cuales publicamos, ahora sí, correctamente en la entrada del 24 de marzo, que hasta hace unos días permaneció como borrador, ahora toca, tal y como se prometió en su día, otra nueva entrega sobre curiosidades y mitos de la astronomía.


La nebulosa Pease 1, inmersa en el brillo del
cúmulo globular M15.

1. Desde la Tierra podemos observar nebulosas planetarias que se hallan dentro de los cúmulos globulares. En estas multitudinarias agrupaciones de estrellas, también hay miembros que se mueren y por ello dan paso a preciosas nebulosas de este tipo. La primera en ser descubierta fue Pease 1, catalogada en 1921 como una estrella más del cúmulo globular M15 y  catalogada correctamente como planetaria en 1928 por Francis Pease. Puede observarse desde cualquier telescopio cuya abertura supere los 150 milímetros y con magnitud 14 es la más brillante de todas las descubiertas desde 1928, que se cuentan por decenas.



2. Es todo un mito que pueda verse la Gran Muralla China desde el espacio. Este bulo fue originalmente creado por el anticuario inglés William Stukeley, quien en 1754 citó que esta construcción podía ser vista desde fuera de la Tierra (obviamente, a mediados del siglo XVIII faltaban 192 años para poder obtener una imagen de la superficie terrestre desde el espacio). Posteriormente, en el siglo XIX y XX, la revista 'Ripley's Believe it or not!', citó que esta construcción era la única que podía verse desde la Luna (ya no desde el espacio, sino desde la Luna, a 384.000 kilómetros, una barbaridad). Además, los libros de texto chinos citaron durante un siglo que esto era así.

Si pinchamos, podremos ver la Muralla
China desde el espacio captada por una cámara.

Pero veamos por qué no es cierto: la muralla cuenta con 6 a 7 metros de altura, 4 a 5 metros de ancho y 8851 kilómetros de largo, aunque sólo se conserva un 30% de ellos, es decir, sus dimensiones son menores que las de una autopista. Y desde el espacio, como es obvio, no se pueden discernir estas estructuras. Numerosos astrónomos confirman la imposibilidad de distinguirla, no sólo por sus dimensiones (cosas menores se han visto, como las pirámides egipcias), sino porque su color se confunde con el del suelo y haría falta una enorme agudeza visual para poder distinguir su trazo. Fotografías espaciales sí que han conseguido fotografiar fragmentos de esta muralla, como vemos arriba, pero evidentemente el aumento de una cámara, su sensibiliad y su resolución son miles de veces mayores que el del ojo humano.


Esta fue la primera imagen de la Tierra tomada desde el espacio.

3. Tras lo contado en el anterior punto, esta fue la primera imagen de la Tierra desde el espacio. Esta fotografía fue tomada el 24 de octubre de 1946, un año después de finalizar la 2ª Guerra Mundial, a 104.6 kilómetros de altura con una cámara de cine de 35 milímetros montada sobre un misil V2, que fue lanzado desde la Base de Misiles de White Sands, en Nuevo México. La cámara acoplada tomaba una imagen cada 1,5 segundos mientras caía hacia la Tierra a 150 metros por segundo (540 kilómetros por hora). Como es evidente, la cámara se destruyó en el acto tras caer al suelo, pero la película iba protegida en un carrete de acero, así que ésta permaneció totalmente intacta y de ella se pudieron rescatar los numerosos fotogramas tomados, que a día de hoy constituyen las primeras imágenes de nuestro mundo.


La fantasmagórica Nebulosa Boomerang.


4. El lugar (conocido) más frío del universo es la Nebulosa Boomerang. Esta nebulosa se encuentra a 5.000 años-luz de distancia, en la constelación de Centauro. A -272 grados Celsius, es sólo un grado más cálida que el cero absoluto (0 K ó -273,15 grados Celsius). Esta nebulosa, debe su escasa temperatura y su condición de 'preplanetaria' a que todavía no está lo suficientemente caliente como para emitir radiación ultravioleta que produzcan su brillo. Esta imagen, captada en 2013, dio la vuelta al mundo hacia octubre del presente año, ya que nos muestra su verdadero aspecto, inexplicablemente fantasmagórico.


Cor Caroli en el cielo vespertino.


5. Cor Caroli -la estrella más brillante de la constelación Canes Venaticiy el por qué de su peculiar nombre. Su nombre (Corazón de Carlos), fue designado en el año 1725 por el prolífico astrónomo Edmund Halley en honor al rey Carlos II de Inglaterra, dado que el físico de la corte real, Charles Scarborough, afirmó firmemente tiempo atrás que esta estrella de tonalidad blanco-azulada y de magnitud 3, lució con especial brillo, al igual que el corazón de los ingleses y del rey, la noche en que el monarca regresó a Londres, el 29 de mayo de 1660.



6. Los astrónomos son los más inteligentes. Según un curioso estudio de 'Educational Testing Services', que evalúa el cociente intelectual de los estudiantes de diversas carreras universitarias, los alumnos con más cociente intelectual son los físicos y los astrónomos (incluyendo también a los astrofísicos), con un cociente intelectual promedio de nada más y nada menos que 133 puntos (por encima de la superdotación, que está en 130 puntos), cifra que los sitúa por encima del 98,6% de la población. Les siguen matemáticos (130), ingenieros (126), químicos (124), biólogos (121), etc.


Situación de Scutum en el cielo estival.


7. La constelación de Scutum fue una de las últimas en añadirse al firmamento nocturno y es la única que representa a una figura histórica. Fue creada en 1690 por el astrónomo polaco Johannes Hevelius bajo el nombre de 'Scutum Sobiescii' y 'Scutum Sobiescianum' en honor al rey polaco y héroe nacional, Juan III Sobieski. Es la quinta constelación más pequeña de la cartografía celeste, y podemos observarla desde casi cualquier punto de la Tierra (desde la latitud -90º a la 80º) donde su estrella más brillante es de magnitud 4.



8. Así lucía Copérnico a sus 70 años. En 2008, científicos polacos y suecos analizaron muestras genéticas de una tumba descubierta en Polonia en 2005, en la que presumiblemente fue enterrado este astrónomo, del siglo XV. Tras analizar la secuencia genética de sus huesos, sus cabellos, su cráneo y sus dientes, que coincidían en su totalidad, y su pertenencia a Copérnico, se procedió a hacer, en base a éstos, una reconstrucción digital, que nos da una idea de cómo era este astrónomo al momento de morir. Al mirar esta foto, posiblemente nos encontremos cara a cara con uno de los mayores astrónomos de la historia.


Segue 2 yace en un campo pobre de la constelación de Aries.

9. La galaxia más pequeña conocida hasta ahora se llama Segue 2, descubierta en 2007 se encuentra en la constelación de Aries, a 114.000 años-luz. Este cuerpo apenas alberga en su seno 1000 estrellas (menos que un cúmulo globular), y si se mantiene unido es gracias a un cúmulo de materia oscura. Esta galaxia posee una luminosidad de tan sólo 800 soles, frente a los 22.000 millones de la Vía Láctea, considerada de tamaño mediano. Los astrónomos esperan encontrar muchas más galaxias como esta conforme los instrumentos de los que disponemos vayan evolucionando.



10. La constelación más grande del firmamento es la de Hydra, (arriba a la izquierda) abarcando 1.302.844 grados cuadrados (un 3,16% de la superficie celeste), mientras que la constelación más pequeña es la de Crux, (arriba a la derecha), extendiéndose a lo largo de 68.447 grados cuadrados (un 0,17% de la bóveda celeste).


Y estas 10 han sido todas las curiosidades por hoy. Esperamos que les hayan gustado y les invitamos a seguir pendientes para la próxima entrega, que intentará desmontar más mitos. Si les ha gustado, compartan y comenten en las redes sociales; nos encantaría conocer sus opiniones acerca de este tipo de entradas a la hora de continuar en el futuro con esta saga.

Muchas gracias a todos por su atención. Buenas tardes, España, buenos días, América.